Dos Aceites esenciales antiinfecciosos

Los aceites esenciales son unas sustancias formadas por un gran número de moléculas pertenecientes a diversas familias bioquímicas. Esta gran riqueza y complejidad bioquímica les otorgan un elevado potencial terapéutico en numerosos ámbitos y tipos de afecciones (dolor, inflamación, trastornos digestivos, circulatorios, anímicos…). Pero es en el campo de la infectología donde estas sustancias aromáticas tienen un papel de vital importancia, debido a su potente actividad a dosis bajas, su amplio espectro de acción, su seguridad terapéutica, buena tolerancia, sin efectos secundarios a las dosis recomendadas y sin resistencias descritas hasta el momento.

Por lo tanto, los aceites esenciales antiinfecciosos constituyen una buena alternativa a los antibióticos clásicos.

Eso sí, debemos tener en cuenta unos criterios de calidad de obligado control para el uso de los aceites esenciales como antibióticos naturales, que garanticen su eficacia y seguridad. Nuestros proveedores de aceites esenciales deben facilitarnos la siguiente información en el etiquetado:

  • Especie botáncia definida
  • Parte de la planta de la que se ha obtenido el aceite esencial
  • Método de extracción
  • 100% puros, naturales e íntegros
  • Quimiotipados (AEQT)
  • Ideal si son de cultivo ecológico certificado

Aceites esenciales antiinfecciosos

Uno de los máximos representantes como AEQT antiinfeccioso es el de orégano (Origanum vulgare). Pero existen varias especies de esta planta aromática de las que se puede obtener aceite esencial, como son el orégano de Grecia (Origanum heracleoticum) o el orégano de inflorescencias compactas (Origanum compactum). Aunque la composición molecular es diferente en cada uno, todos coinciden con poseer una elevada actividad antimicrobiana, con amplio espectro de acción, siendo activos frente a bacterias, virus, parásitos y hongos.

Los AEQT de orégano tienen una elevada concentración en fenoles (carvacrol, timol) y son estos los responsables de su potente acción antimicrobiana (Bouhdid S. et al. 2012).

Están especialmente indicados en infecciones ORL (anginas, otitis, gripes…) y pulmonares (bronquitis). Pero también han demostrado su eficacia en otro tipo de infecciones, por ejemplo a nivel gastrointestinal.

En el siguiente vídeo podéis ver un ejemplo que ilustra muy bien la actividad antibacteriana del aceite esencial de orégano en comparación con un antibiótico clásico, la amoxicilina:

Si buscamos una actividad más específica para infecciones a nivel de vías urinarias, debemos considerar el AEQT de Canela de Ceilán (Cinnamomum zeylanicum corteza), muy rico en aldheido cinámico y con una gran amplitud de acción (Bouhdid S. et al. 2012).

Estos aceites esenciales pueden tomarse por vía oral, pero debido a su fuerte sabor, y sobre todo, para evitar irritaciones, siempre se recomienda tomarlos con miel, azúcar de caña o aceite de oliva. Otra posibilidad es en cápsulas, mucho más cómoda y fácil para el buen cumplimiento de la dosificación.

Las dosis y posología variarán en función del tipo de infección, de la edad del paciente y de otras situaciones como en el caso de embarazo o lactancia, Por lo que es preciso seguir las recomendaciones de un profesional sanitario especializado en aromaterapia.

En este enlace podéis leer un artículo muy interesante sobre la elevada incidencia de resistencias a los antibióticos, publicado en The Economist (en inglés) en mayo de 2014.

Esta problemática despertará, cada vez más, el interés por la actividad antiinfecciosa de los aceites esenciales, sin resistencias conocidas a día de hoy, ni los efectos negativos que tienen los antibióticos de síntesis sobre nuestra microflora intestinal.

Para saber más:

Curso Online

Bibliografía

  1. Bouhdid S, Abrini J, Baudoux D, Manresa A, Zhiri A. Les huiles essentielles de l’origan compact et de la cannelle de Ceylan: pouvoir antibactériene et mécanisme d’action. J Pharm Clin. 2012; 31(3):141-8. doi: 10.1684/jpc.2012021

La información facilitada en AromaTraining.com tiene únicamente carácter informativo, y no debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares. Consulte siempre a su médico o profesional de la salud formado en aromaterapia, antes de empezar cualquier tratamiento. La utilización de esta información se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad del usuario.