Fisura anal, tratamiento con aceites esenciales

Curso fundamentos aromaterapia

¿Qué es una fisura anal?

La fisura anal es una pequeña herida, tipo grieta, de la mucosa que recubre el ano.

Causa mucho dolor, sobre todo durante la evacuación de heces grandes y duras. También se puede observar sangrado y sentir escozor local.

Suele estar producida por estreñimiento, pero también por diarrea prolongada, una disminución del flujo sanguíneo en la zona o demasiada tensión en el esfínter anal.

Es más habitual tras el parto y en personas que padecen enfermedad de Crohn.

Aunque en la mayoría de los casos remiten de forma espontánea, en algunas ocasiones resultan difíciles de cerrar.

En estas situaciones se utilizan tratamientos locales (vaselina, crema con hidrocortisona al 1%, pomadas con óxido de zinc, con lidocaína (acción anestésica), con nitroglicerina (acción relajante del esfínter anal) o, en último término, si la fisura no cierra, debe realizarse una pequeña intervención quirúrgica.

¿Podemos prevenirlas?

Las fisuras anales pueden prevenirse con las siguientes medidas higiénico-dietéticas:

  • Alimentos ricos en fibra.
  • Beber agua, infusiones, zumos de fruta a lo largo del día para ablandar las heces.
  • Semillas de lino dorado: hervir hasta obtener un mucílago y tomar varias veces al día, con la finalidad de proteger la mucosa rectal, facilitar la evacuación y disminuir el dolor.
  • Baños de asiento: en agua caliente, a la que añadiremos infusión de manzanilla, unos 15 min, preferentemente tras cada evacuación.

Tratamiento con aceites esenciales

Varias veces me han consultado sobre la aplicación de los aceites esenciales para el tratamiento de fisuras anales de difícil curación.

Habitualmente son personas que han probado varias cremas sin resultado y no quieren pasar por el quirófano, cosa totalmente comprensible, ya que aunque la intervención quirúrgica es sencilla, si se puede evitar, mucho mejor!

Para la selección de los aceites esenciales más adecuados para la recuperación de este tipo de desgarros deberemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Que no irriten la mucosa rectal.
  • Con propiedades antiinflamatorias.
  • Buenos antibacterianos.
  • Calmantes el dolor.
  • Que favorezcan la cicatrización de la mucosa.

Diversos aceites cumplen los requisitos anteriores, pero yo he seleccionado dos:

El de espliego macho (Lavandula latifolia o spica) y el de geranio rosa (Pelargonium x asperum) ya que con sólo estos dos aceites obtenemos todas las propiedades enumeradas y sin un elevado coste económico!

La base en la que diluir estos aceites también es importante. Mi experiencia con el aceite de maceración de caléndula es fantástica, un excelente antiinflamatorio y epitelizante de la mucosa dañada

Mi propuesta

La siguiente sinergia ha dado muy buenos resultados y es muy fácil de preparar.

Recordar la necesidad de seleccionar aceites esenciales de calidad, botánica y bioquímicamente definidos, 100% puros, naturales e íntegros.

Preparación

Añadir 3 gotas de espliego macho y 4 de geranio a 10 ml de aceite de maceración de caléndula, en un frasco con gotero. Cerrar y agitar bien.

Modo de empleo

Tras la ducha o el baño de asiento, aplicar 2 – 3 gotas del preparado anterior, con el dedo o 4 – 5 gotas en una torunda de algodón prensado y dejar actuar durante unos 10 minutos. A continuación retirar la torunda.

Puede realizarse esta cura dos o tres veces al día, según necesidad.

Esta sinergia es apta durante el embarazo, la lactancia y en niños mayores de 3 años.

La información facilitada en AromaTraining.com tiene únicamente carácter informativo, y no debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares. Consulte siempre a su médico o profesional de la salud formado en aromaterapia, antes de empezar cualquier tratamiento. La utilización de esta información se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad del usuario.

¿Quieres aprender más?

Empieza hoy con el curso online:

Volver arriba